Feliz San Valentín a los enamorados de la vida.

¡Qué viva el amor!

El 14 de febrero celebramos el amor, no solo el amor por la pareja, si  no el AMOR en su forma más universal y diversa: amor a la vida,  a uno mismo,  al planeta en el que vivimos y al que tenemos que cuidar,  a un hermano/a,  a un padre o una madre,  a un hijo/a,  a una profesión, a una persona a la queremos ayudar (aun sin conocerla)… En definitiva, queremos celebrar ese sentimiento positivo que, saca lo mejor de nosotros, nos hace tener ideales y principios y nos impulsa a  querer cuidar , convirtiéndonos en mejores personas.

 

Pongámonos un reto

¿Nos ponemos como reto ser más felices? Como todo, puede ejercitarse:

San Valentín_ claves para ser feliz

 

Un pequeño cambio de actitud, mantenido en el tiempo, puede desembocar en una nueva forma de ver la vida: en una forma más feliz.

Si quieres empezar a trabajar en ello, puedes encontrar multitud de artículos en Internet al respecto, por ejemplo, nos gustan estos de psicologiaymente  y El Pais.

Primero tenemos que cuidarnos  a nosotros mismos y buscar nuestra felicidad, para después contribuir a la felicidad de los que nos rodean, dando lo mejor de nosotros.

Te damos alguna idea para regalar en San Valentín (y en el día a día):

  • Manda un mensaje a un familiar que no espere, diciéndole que le quieres, o simplemente interesándote por su salud o su estado de ánimo.
  • LLama a un amigo o una amiga. Una buena charla es catalizadora.
  • Haz un regalo hecho por ti a alguien que quieras.
  • Da un abrazo largo a un familiar.
  • Regala tu actitud positiva a alguien que esté en un momento complicado.
  • Sonríe y sé amable.
  • Dona sangre.

 

La solidaridad, también es  amor.

Mano de un donante haciendo pumpit

Mano de un donante haciendo pumpit

Desde el área de donación de sangre de Cruz Roja queremos animarte a “amar” más y mejor. Si todos nos propusiéramos amar más y odiar menos, seríamos más felices y haríamos más felices a los que nos rodean.

La donación de sangre, acto solidario por antonomasia, es un gesto de generosidad, con el que se contribuye directamente a salvar o mejorar la vida de hasta tres personas desconocidas.

Una persona que ha recibido un trasplante de cualquier órgano, o ha superado un cáncer, o ha tenido que someterse a una complicada operación, podrá disfrutar de muchos días más de vida (entre ellos, muchos 14 de febrero), así como podrá enamorarse, conocer nuevos miembros de la familia, etc… en definitiva, seguir recibiendo y dando amor.

¡Feliz San Valentín a los enamorados de la vida!

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son necesarios *

*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FOLLOW US ON

Big, Curly Hair: How To Manage God-Given Volume – The Voux